Seguidores

lunes, 16 de abril de 2018

Miel de moras




Miel de moras

Al fin habían terminado las clases, era mediado de diciembre. Hacía mucho calor, así que para Elisa y Betty era un alivio, al fin no tener que llevar túnica y moña. El último día ya comenzaban a preparar todo para salir casi corriendo, a casa de los abuelos, donde era momento de cosechar las moras, y luego hacer la mermelada con la abuela.
Muy tempranito llegaban en el primer bus del día. Solo llegaban 3 así que debían madrugar bastante, pero que importaba, si no dormían nada, pensando en los abuelos y en que ya querían estar allí y llenarlos de besos.
Que felicidad ver al abuelo esperándolas al bajar… a pesar de darles aquellos abrazos gordos y apretados que a veces dolían y su barba pinchaba bastante, pero… eran únicos.
Al llegar a la casa les esperaba otro abrazo único, el de la abuela Marina, que era mucho más gordo que el del abuelo, pero de tan gordo, entibiaba el corazón.
Luego del abrazo, un rico desayuno bajo las magnolias y luego a cambiarse para ir a cosechar.
Este año la abuela les había cosido un delantal a cada una y les tejió un sombrero de ala ancha,  para que les protegiera del sol,con hilos de rafia de una planta enorme del jardín, de la que la abuela Marina siempre presumía.  El abuelo Esteban también trajo su obsequio para las pequeñas, unos preciosos canastos de mimbre que el mismo había hecho.
Sin dudas este año sería inolvidable. Las moras estaban más dulces que nunca y eran tantas, que harían muchísimos frascos de mermelada.
Nadie hacía una mermelada tan deliciosa. Todos querían la receta de la abuela Marina pero ella decía que ese secreto no podía revelarlo nunca, y si lo hacía, sería a quien prometiera seguir cultivando las frutas y haciendo la mermelada sin revelar el secreto.
Luego de separar las mejores frutas, la abuela apartó las mejores y las reservó en un pequeño frasco de vidrio tallado.
_Abu, ¿y para que pones esas frutas ahí?
_Esas frutas deben pasar la noche allí, para que mañana esté lista la magia y comenzar la cocción de la mermelada.
 Las pequeñas ya no lo eran tanto, por lo que se levantaron varias veces a la noche, para observar aquel frasco. Querían presenciar el momento en que  se hiciera la magia y de ese modo, descubrir el secreto de la abuela.
Nada lograron ver, pero a la mañana siguiente las frutas estaban todas huecas.
_ ¿Qué le pasó a las frutas abuela? Preguntaban las pequeñas.
_ ¡Solo se hizo la magia! Mis niñas.
Las pequeñas no entendieron nada de lo que la abuela les decía, pero, si la abue decía, ellas creían, al fin y al cabo la mejor mermelada, salía siempre de su cocina.
Nadie pudo ver exactamente los ingredientes que utilizaba, ya que ponía tal cuidado en proteger su secreto que lograba hacerlo.
Una vez que la mermelada estuvo pronta y los frascos listos para almacenar, había que probarla. Esa era la parte más esperada. Su sabor era tan especial y delicioso que nadie podía resistirse a pedir un frasco para llevar.
Las primeras en probar, siempre fueron las niñas.
El resultado fue el esperado… siempre las mismas expresiones y adjetivos… mmmm deliciosaaaa abuuuu…
Tan deliciosa quedó esa mermelada, que comenzaron a pasar cosas extrañas en la cocina de la abuela. Los frascos amanecían destapados y con un faltante importante.
En primer lugar, las pequeñas fueron las sospechosas de aquella travesura, pero luego de ver la seriedad de las niñas, fue descartada la opción.
Luego el sospechoso pasó a ser Betún el gato negro de los abuelos. Era muy goloso, más de una vez se robó alguna que otra cosita, ¿pero destapar frascos?
-mmm no puede ser posible decía la abuela.
¿Qué estaba sucediendo en aquella cocina?
Las niñas veían que la abuela hablaba sola y se quedaba ratos pensando, pero no sabían cómo ayudarla. Hasta que se les ocurrió hacer guardia a la noche y atrapar al ladrón.
Cuando todos se fueron a dormir, las niñas tomaron una pequeña linternita y se levantaron sin hacer ruido alguno. Se escondieron en la cocina detrás de unos canastos y esperaron a oír el ruido del frasco. Esperaron un buen rato pero el sueño las venció y se quedaron dormidas.
Cuando despertaron, el brillo del amanecer ya iluminaba la cocina, así que pudieron ver que los frascos nuevamente habían sido destapados y el ladrón se les escapó mientras ellas dormían.
Corrieron a la cama antes que alguien las viese allí y las culpara del desastre.
La abuela comenzaba a ponerse nerviosa, ya que todas las noches perdía un frasco. Esa noche habían sido varios los frascos destapados.
_Esta noche no podemos dormirnos se decían las pequeñas.
A la noche volvieron a hacer guardia, pero habían dormido una larga siesta para no dormirse luego.
Volvieron a esconderse tras los canastos y esperaron en silencio.
Pasada la medianoche cuando ya les había comenzado a dar sueño, oyeron unos ruiditos.
_Parecen ratones, dijeron.
Encendieron la linterna y alumbraron con dirección a los frascos.
Quedaron mudas ambas niñas.
Mudas quedaron también las 3 ladronas, que cucharas en mano, ya habían destapado los frascos.
En el mismo segundo desaparecieron de la estantería, dejando caer las cucharas.
Las niñas no soportaron y corrieron a despertar a  la abuela para contarle.
Marina las escuchó en silencio algo extrañada, pero no demasiado sorprendida.
Solo decía en voz alta
_ ¿Porque? No puede ser…
_ ¡Si abuela, ven, levántate, mira!
Las pequeñas tomaron las 3 pequeñas cucharas y las pusieron sobre las manos de su abuela.
_Mira que pequeñas son abuela, mira que bellas…
Eran hadas abuela, te juro que era hadas, decían las dos a la vez.
_ Si amores, lo se… eran hadas.
_ ¿Lo sabes? ¿Las habías visto antes?
_Si mis niñas… decía la abuela mientras sus lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas.
_ ¿Porque lloras abuela? ¡Si son bellas! Ellas no te quieren robar tu mermelada, pero es tan deliciosa que seguro no se pueden contener, o quieren llevarle a sus hijitas para que prueben o….
Marina sonrió y abrazó a sus nietas con el abrazo más gordo que jamás les había dado.
_Creo que merecen que les cuente una historia, la historia de mi secreto.
_¿El secreto de la mermelada abuela?
_ ¡Si pequeñas mías! El secreto de la mermelada.
Las pequeñas se sentaron en el suelo con sus manitos sobre el regazo de su abuela y ésta, acariciándoles el rostro y el cabello, iba contándoles la historia.
_Saben…hace unos años, unos granjeros compraron los campos linderos y comenzaron a fumigar con pesticidas.Los insectos y abejas comenzaron a morir y mis plantas no daban casi frutos. Un día una abejita estaba posaba en una flor de mora y yo le hablé, como hace la abuela con casi todos los animalitos y seres vivos. Y de  la nada, un hada apareció frente a mi nariz. Tan cerca que mis ojo se cruzaron, para poder mirarla. Ella me susurró al oído.
Las abejitas están muriendo por falta de alimento, de  flores, y porque el aire las está envenenando.
Entonces sin pensarlo le dije… les haré una colmena para que vivan aquí en mi tierras, donde nadie envenena el aire y donde hay flores para que se alimenten.
El hada dijo que a las abejas les encantaban mis moras y entonces yo además, les ofrecí obsequiarles las mejores moras de cada cosecha.
Así, cada cosecha las mejores moras quedan en un frasco especial y las hadas a la noche las ahuecan para llevar la parte más dulce y sabrosa, a la abejas.
En cambio, ellas polinizan todas mis flores y me regalan la miel de su colmena.
-¿Y el secreto de tu mermelada abuela?
_Ese es el secreto mis amores… ¡La miel de moras!
-¿Y porque las hadas, te roban ahora abuela?
-Creo adivinarlo, pero lo averiguaremos juntas.
Las tres se dirigieron a la colmena y vieron como varias abejas, estaban en el suelo, al parecer muriendo.
_Que sucede aquí, dijo Marina…que ha pasado, porqué están muriendo?
Entonces de la nada nuevamente, hadas aparecieron frente a sus ojos y las guiaron hacia el pequeño riachuelo, que corría entre las piedras.
Marina comprendió enseguida la situación. Seguro algún agricultor irresponsable había vertido algo en el agua, lo cual estaba haciendo que las abejas, enfermaran.
El hada le explicó que la abeja reina estaba muy enferma y las obreras también.
Lo único que se les ocurrió para ayudarlas, fue traerles mermelada. Al ver que estaban mejorando, lo siguieron haciendo.
Las abejitas mejoraron y siguieron haciendo su valiosa labor en el campo de la abuela Marina, pero en otros sitios, sigue habiendo irresponsables que sin pensar las matan.
-¿Abuela, estás triste por habernos dicho tu secreto?
-No mis niñas, cómo podría estar triste. ¡Estoy feliz! Ahora ustedes conocen el secreto de las abejitas y de la mermelada, así que habrá mucha mermelada siempre, en esta familia y lo que es mejor, muchas abejitas por aquí.
Las pequeñas comprendieron luego, el valor de las abejas.  Se dedicaron a protegerlas y a difundir las enseñanzas de su abuela.
Sin abejas la humanidad estaría perdida, puesto que ellas se encargan de polinizar gran variedad de plantas, de las cuales el humano y muchos animales se alimentan. 

Mónica Beneroso
Yeruti
Derechos reservados
imágen de la web

















miércoles, 31 de agosto de 2016

Como Hacer PINTURA de FALSO VITRAL


acuarelas caseras!! atóxicas


Holaaa

Hola amigos l!! A partir de hoy quiero compartir además de mis cuentos y poemas,tutoriales para hacer con los peques! Por ahora serán videos de la web. La idea, es acercarles ideas (valga la redundancia) fáciles, para entretener a los más chiquitos.
El motivo, que me lleva a hacerlo es simplemente una manera de estar cerca y el deseo de ayudarles en esos momentos en que no sabemos que hacer con los niños para entretenerlos, como por ej, una tarde de lluvia, días de cama,vacaciones, o simplemente ganas de compartir una tarde completamente dedicada a ellos. Seguro nuestro niño interior también nos lo agradecerá!. Espero les guste la propuesta!

receta plastilina casera! ideal para hacer con los peques!


jueves, 4 de agosto de 2016

Búsqueda de tesoros



Búsqueda de tesoros

En la despensa había muchos tesoros ocultos, por los que bien valía la pena arriesgarse, pero el humano de la casa, Don Mateo, últimamente refunfuñaba mucho cuando encontraba el queso mordido, la fruta con agujeros, y sobre todo el reguero de granos de maíz.
_ ¿Pero qué cosa hace esto, cada vez que me ausento de la despensa? _decía Don Mateo mientras juntaba el reguero y se deshacía del queso y las frutas mordidas.
Siempre algún ratoncito atrevido, debía correr como flash, para esconderse tras algún objeto o meterse de cabeza en su cueva. Ninguno conocía el peligro, mejor dicho hacían caso omiso a todas las advertencias de sus mayores y amigos. Se habían cansado de decirles que un día los atraparían por confianzudos, pero ellos, de todos modos entraban y salían de la cocina a cualquier hora, estuviese allí o no, el humano.
No así la joven Amparo, era muy cuidadosa. Sus hijitos demandaban mucha leche y ella necesitaba alimentarse a como diera lugar.
Pero no entraba a cualquier hora, lo hacía después de cerciorarse bien, que Don Mateo no estaba. Le gustaba ir degustando las delicias tranquila, mientras llenaba su pancita sin necesidad de exponerse a grandes peligros, ni muchos esfuerzos.
Las repisas, se transformaban en grandes andamios a la hora de buscar el manjar deseado, pero su plato favorito, era el delicioso maíz.
Aquella mañana, tanto comió que se recostó en un cómodo sillón y se quedó dormida, sin advertir siquiera, los pasos de Don Mateo que entraba a la despensa.
_ ¡Te atraparé granuja!- repetía entre dientes Don Mateo, que con una vela en la mano, revisaba estante por estante, luego de ver todo el despilfarro que le habían dejado.
La fuerte respiración de Don Mateo, despertó a Amparo de su siestita. Aún conservaba un granito de maíz entre sus manitos, prueba absoluta del delito cometido.
¿Quién le creería que ella no era culpable del desastre?
Amparo, ni respiraba. Se quedó inmóvil detrás del sillón, que no era más que una vieja brújula de Don Mateo.
Algo debía hacer, pensó y solo una idea vino a su inteligente cabecita. Suspiró y apeló a los buenos sentimientos que seguro tenía Don Mateo, debajo de aquel cuerpo grandote y cara de ogro.
Se paró en la puntita de sus patitas y asomó apenas los bigotes por encima del respaldo, de su improvisado sillón.

Acto seguido, vio como Don Mateo habría los ojos enormes, tanto que parecían dos faroles encendidos.
EL susto fue tal, que Amparo susurró: _ ¡Estoy perdida!
Al humano pareció habérsele olvidado el motivo de la búsqueda, o no ver más allá de su nariz. Don Mateo estiró la mano y tomó la brújula, mientras Amparo apretaba los ojitos y temblaba esperando el golpe final.
Amparo huyó con su tesoro apretado entre las manos y desde un sitio seguro, contemplaba como a aquel humano con cara de ogro que entró en la despensa, se le transformaba el rostro. De tener el ceño fruncido y estar de muy mal genio, una sonrisa se le dibujaba poco a poco.
Se sentó en una silla rústica y no paraba de observar aquella vieja brújula.
_He recuperado un tesoro _decía Don Mateo. Cuántos años buscando esta brújula, regalo y recuerdo de mí querido padre. ¡Cuántas aventuras vividas, cuántos lugares recorridos!
Mirando hacia los estantes, repetía: _ Tranquila ratoncita, hoy me has ayudado a encontrar mi tesoro, me has enseñado que el desprecio que solemos tener por un ser cómo tú, pequeño e indefenso, no tiene razón de ser. Tú buscabas tu tesoro y en esa búsqueda me has devuelto el mío. Ve tranquila ratoncita, que aquí te esperará un tesoro cada vez que regreses.
Amparo volvió a casa aun temblando, del susto y de la sorpresa que recibió, oyendo las palabras de aquel hombre.
Corrió ansiosa, a contarle a todos, la experiencia vivida.
Reinaba el silencio, mientras Amparo relataba los hechos.
_ ¡Les juro, que así sucedió! _repetía la ratoncita_ Y es más, estoy feliz, porque el tesoro mayor que hoy encontré, no fue este granito de maíz, ni los majares que me prometió el humano, fue descubrir que por más refunfuñones y serios, que puedan parecer algunos, debajo siempre hay un corazón que es posible hacer despertar con amor.

Lo que para ti, puede ser un objeto viejo y feo, para otro puede significar mucho, algo inmenso que lo llena de amor.
Recuerden siempre, que los tesoros, no siempre tienen valor material, y aun así son más valiosos, porque se llevarán siempre en el corazón.
Procuren en su vida, colmar su corazón de esos preciosos tesoros.

Mónica Beneroso
(Derechos reservados)
(Imágen de la web)